jueves, 29 de septiembre de 2016

ALEMANIA: la gran ganadora de la Guerra Fría

Por Juan González

En la Segunda Guerra Mundial se produjo una inusual alianza entre potencias que representaban sistemas antagónicos  como Estados Unidos  y la Unión Soviética (URSS), con el objetivo de derrotar los países del eje integrados por Alemania, Japón e Italia. 

Es importante destacar que en la conferencia de Teherán en 1943, Estados Unidos, Reino Unido y  la Unión Soviética, acordaron los términos de dicha alianza.


La Segunda Guerra Mundial llegó a su fin en 1945, en la que Japón, Alemania e Italia, cargaron con la derrota; mientras que Estados Unidos y la Unión Soviética, emergieron como las principales superpotencias en el mundo capitalista y socialista, respectivamente. 

En los acuerdos de Potsdam, celebrados entre julio y agosto de 1945, Estados Unidos y la Unión Soviética pactaron dividir Alemania en dos regiones, una Occidental que pasaría a llamarse la República Federal de Alemania, controladas por las potencias occidentales, y otra Oriental, conocida como la República Democrática de Alemania, la cual fue alineada con los países socialistas de Europa del Este.

Tras la división política de Alemania, los intereses de ambas superpotencias comenzaron a chocar de frente en un mismo espacio geográfico, los cuales se agudizaron luego de que la URSS decidiera construir un muro para dividir la parte oriental de la occidental en la ciudad de Berlín en 1961, convirtiéndose  en el símbolo por antonomasia de la Guerra Fría.

Se debe destacar que la Guerra Fría, fue una batalla en el ámbito ideológico, geopolítico, económico, científico, tecnológico, deportivo y cultural, entre EEUU y URSS, la cual se expresó alrededor del planeta, y que por supuesto descansó ampliamente en una en una vertiginosa carrera armamentista.

Ante este escenario, en el que un poderoso adversario era capaz de incidir en cualquier punto del planeta, EEUU, se vio en la obligación de impulsar la reconstrucción y desarrollo de Alemania Occidental a través del Plan Marshall, así como de la condonación de alrededor de un 60% de la deuda que había contraído  entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial. El objetivo era uno, frenar la influencia de la Unión Soviética en Europa fortaleciendo a la Alemania Occidental.  

Es preciso indicar, que la Alemania Oriental que estuvo controlada por los soviéticos se quedó rezagada frente a la Alemania Occidental, por lo que eran constantes las migraciones desde la parte oriental hacia la parte occidental en busca de mejores condiciones de vida.  

En otro orden, con la llegada de Mijaíl Gorvachov al frente de la Unión Soviética en 1985, introdujo cambios importantes enfocados en la apertura, reestructuración y transparencia mediante lo que llamó la Perestroika y Glasnot con el fin de enfrentar la grave crisis sistémica que afectaba al bloque socialista.

Es importante señalar que EEUU aprovechó el ambiente de distención generado por las transformaciones impulsadas por el líder soviético para proponerle la reunificación de Alemania bajo el dominio y modelo capitalista de la República Federal de Alemania, que desde los años 70s del pasado siglo XX se había convertido en una potencia económica, científica y técnológica.

Sin embargo, la propuesta norteamericana de reunificar la nación germana encontró resistencia inmediatamente en países como Reino Unido y Francia, que consideraban que esta saldría muy fortalecida de este proceso y que pondría en peligro los intereses de sus vecinos en un mediano plazo.

En 1989, se produjo la caída del Muro de Berlín, y el 03 de octubre 1990 se llevó a cabo la reunificación.

Es oportuno indicar que para EEUU la reunificación del Estado alemán bajo la dirección de la Alemania capitalista era de gran importancia, porque significaba una gran derrota a la Unión Soviética, y así fue, los efectos de la reunificación cambiaron el mapa geopolítico de Europa, acelerando los acontecimientos que llevaron a la disolución al bloque soviético en 1991.

Finalmente se debe indicar que  Alemania es hoy  la potencia más influyente de Europa con un papel cada vez más protagónico y decisivo en la toma decisiones, especialmente a lo interno de la Unión Europea. Y esto quedó demostrado a raíz de la crisis financiera que afectó a países como Portugal, España, Grecia, Italia, entre otros, los cuales tuvieron que doblegarse a las exigencias trazadas desde Berlín para poder recibir los recursos necesarios para enfrentar dicha situación.

Alemania fue vencida en la primera y segunda Guerra Mundial por Reino Unido y Francia, aprovechó la Guerra Fría para recuperarse de estas dos derrotas y ponerse al frente de Europa en el aspecto económico, financiero, industrial, científico y tecnológico.


No hay comentarios: